Regresar al Portal de "Tu Ser"


** CONSCIENCIA **
- Proceso de la Consciencia -

La finalidad primordial de la vida encarnada del Ser Humano es la de "convertir en Energía de Consciencia la Energía que recibimos como alentadora de nuestro proceso vital encarnado".
Esto lo podemos considerar de forma análoga a como el Reino Vegetal hace con los factores "terrenos" hacia cada vez más sutileza de los mismos, a fin de ir posibilitando mayores posibilidades de sutileza en los Reinos posteriores de la evolución global terrestre. Es nuestro caso es para "hacer posible materializar la Consciencia álmica en el modo de Conciencia terrena".

Conocer la razón de ser de los distintos “cuerpos” que en lo “animado” se han desarrollado para dar lugar a la “Estructura de Conciencia” que caracteriza ya a la condición humana, es importantísimo para no quedarnos atrapados en vivencias enfocadas a lo corporal, a lo sensorial o a lo puramente intelectual, como muestro con la imagen que sigue, la cual ayudará a comprender lo que más adelante se expone aquí:

Cada una de las “fases corporales” han sido necesarias para la posible acción trascendente de tal Estructura de Conciencia. Cada una de ellas tiene una función en las demás, cuya interdependencia da lugar a la Unicidad que constituyen. Comprender la razón de cada una de ellas y sus requerimientos, es fundamental para conducirlas con acierto.

Los modos en que se "sitúan" los 4 Elementos que constituyen la Estructura de la Conciencia lo expresa la imagen de la izquierda. Ellos son el Cuerpo Astral, el Cuerpo Físico, el Cuerpo Sensorial y el Cuerpo Mental. Los gráficos de la derecha muestran las opciones de lo que a continuación expongo:

El primero de los Cuerpos, el Astral, por la función que cubre en su "acoplamiento" con el Cuerpo Físico, es el que "inserta" en la estructura celular de éste la Energía que "canaliza" del Sol. A partir de aquí puede ocurrir diversidad de sucesos, en función de la aplicación o proyección que el individuo haga de esa Energía, indiferenciada o neutral en su primera instancia.

Si la proyecta hacia su Cuerpo Sensorial, éste tiene la capacidad de absorberla del Físico y aplicarla en la función que tales factores sensoriales pueden desempeñar en el individuo. Pero si queda ahí, en el Sensorial, sin pasar información al Cuerpo Mental para la oportuna información de lo que viene a significar para la estructura global de la persona, dicha Energía se transformará en Energía Emocional, con cuya cualidad o apelativo saldrá a nutrir la Atmósfera Colectiva. Condición de transformación de la energía solar que alimentan las actitudes de gula de los diversos sentidos (no sólo está la gula relacionada con lo digestivo).

Existe también la opción, bastante frecuente y que ha dado origen al importante error de enfoque de la faceta Mental humana, de llevarla directamente desde Cuerpo Físico hacia la "actitud pensante", de donde ha surgido el criterio de "cotorra incesante" en el modo de Pensamientos que no paran de mostrarse en la mente. Esta opción de enfoque de la Energía, neutra en sí misma en origen, como antes dije, seguirá nutriendo la inercia Pensante sin toma real de Consciencia de lo que genera tal "proceso mental", que deberíamos decir más bien "proceso energético", pues se trata del modo en que se invierte la Energía vital que recibe el individuo.

Estas dos opciones descritas están representadas por la figura del centro de la imagen anterior.

La tercera opción es la que tiene como Objetivo la existencia de la Estructura de Conciencia, que no es ni más ni menos que "la conversión en Energía de Consciencia de la Energía neutra vitalizante que la entidad encarnada recibe del Sol", del cual dependen todas las formas de vida que se manifiestan en su Sistema.

Esa tercera opción es la que muestra la figura de la derecha de la imagen anterior. Se trata de llevar inicialmente esa Energía al Cuerpo Sensorial para la generación de Sensaciones que aporten alguna información al Cuerpo Mental de la razón de las mismas y lo que vienen a decir de aquello que las genera y el efecto que en nosotros tiene. Es decir, ir desarrollando factores de Conciencia generadores de Discernimiento que posibiliten al Cuerpo Mental informar de lo generado en el sujeto o de hacia dónde lo conduce tal sensación. Y esa Sensación puede incluso llegar a ser de Quietud, de Serenidad (o lo contrario), de Silencio o de Vacío, y no solamente de factores de placer o desagrado (cito esto como puntos extremos de una gama inmensa de calificaciones posibles).

Si deseas conocer un desarrollo más completo de lo hasta ahora expuesto a modo de síntesis, te sugiero visites la web que cito a continuación:

Ir a la Web “Proceso de la Consciencia”

[subir]