Regresar al Portal de "Tu Ser"


**Meditar Respirando serena y profundamente **
Armonicemos nuestra Persona y nuestras Relaciones

Meditar en la Paz Interior

Consigamos Relajación y Armonía en todo nuestro Ser
a través de ejercitarnos en una Respiración Serena y Profunda

* Con nuestra primera respiración, al nacer, tras salir del vientre materno, iniciamos nuestro camino de desarrollo como Personalidad independiente. A medida que nuestra respiración va siendo más amplia y profunda, mayor es el grado de posibilidad de autodeterminación de nuestra Persona.

* Según sea el modo en que respiremos en cada momento, así será nuestra capacidad para abordar con menor o mayor eficacia aquello que tengamos por delante.

* Los Vídeos que aquí se muestran ayudan a saber situarnos en un estado de Paz interior (anímica y mental), para desde éste poder modificar nuestras relaciones con persona concretas, con nuestras circunstancias personales y con nosotros mismos (en lo corporal y en lo emocional).

* Cada uno de ellos se enfoca a desarrollos diferentes, según queda expresado en el texto que los acompañan.

Al final de la página hay un Link para hacerte del Texto de todos los vídeos juntos (y continuados), en un doc. PDF (100 K).
 

El Primero aborda la importancia de la Respiración Nasal y la cualidad del Aire:

El Aire es el fluido a través del cual discurren nuestros Pensamientos y a través del cual se hace posible nuestra relación con los demás. Nuestro modo de respirar condiciona el modo en el que establecemos la relación con nuestro propio Cuerpo, la relación con las demás personas y la relación con las circunstancias familiares, laborales y sociales que van apareciendo en nuestra vida.
 

El Segundo expresa cómo debemos hacer la Respiración:

La Vida no nos pide que seamos capaces de hacer muchas o grandes cosas, sino que, sea lo que sea lo que hagamos, vayamos percibiendo cómo nos sentimos en ello, como un observador que debe darse cuenta del papel que estamos desarrollando en cada situación, y esto nos será posible sólo si adquirimos el hábito de una respiración serena y profunda, para poder ser espectadores de nosotros mismos, para irnos dando cuenta de lo que vamos viviendo en cada instante y lo que debemos ir reconduciendo de otro modo en nuestras actitudes y tendencias personales, para lograr dar vida a aquello donde realmente encontremos Paz y Felicidad.
 

El Tercero informa de lo que logramos con nuestro modo de respirar consciente:

Nuestra respiración es la herramienta para Gobernar en nuestros Estados Internos. Si a través de la Respiración mantenemos un estado de Serenidad y de Paz en nuestro interior, todo aquello que traigamos a nuestro Pensamiento en esos instantes, se verá envuelto en la onda de Paz que exista en nuestro estado de ánimo.
 

El Cuarto habla de la trascendencia del estado anímico desde el que abordamos nuestra circunstancias:

Con prácticas de Serenidad Interior y control de nuestro Pensamiento vamos adquiriendo habilidad para irnos sabiendo situar de mejor manera ante cualquier situación o persona, con más tolerancia, con más apertura y menos condicionamientos preconcebidos. Tras ejercitarnos en ello, según sea el grado de verdad y tiempo que nos hayamos mantenido, así será lo que hallaremos en el próximo encuentro con esa persona o situación. Los procesos humanos no están regidos por las palabras o los hechos externos, sino por las actitudes que vamos generando en nuestro interior hacia cada cosa.
 

El Quinto nos lleva a poder incidir en alguna condición nuestra que deseemos armonizar:

Trabajemos durante unos minutos, el armonizarnos con una condición de nuestro Cuerpo o de nuestra Personalidad que nos esté produciendo algún descontento, dolor o sufrimiento. Pero retomemos primero la conciencia de sentirnos en esa Paz que produce el estar centrados sólo en respirar con amplitud y serenidad, y traigamos luego a la Mente ese aspecto nuestro.
 

El Sexto nos dice cómo armonizarnos con otra persona:

Al igual que hemos hecho con un aspecto de nuestra Persona, vamos a hacerlo con alguna situación de nuestra vida Familiar, la Pareja, un Hijo o una Hija, nuestra Madre o nuestro Padre, u otro familiar. En la medida que consigamos amplitud de tiempo y de respiración serena y profunda, con conciencia clara de la situación con esa persona, y de que estamos permitiendo ese fluir recíproco de sus energías y las nuestras, mayor será la eficacia de nuestra pretensión y el consiguiente beneficio en la relación con la persona en cuestión, que iremos observando en nuestros próximos encuentros con ella.
 

El Séptimo nos ofrece la posibilidad de que conduzcamos de mejor manera una circunstancia de nuestra vida:

Una vez trabajado internamente una relación personal, traigamos ahora a nuestra mente una Situación de nuestra Vida fuera del marco familiar, como pudiera ser nuestra situación Laboral, Social, Académica, de Amistad o cualquier otra que deseemos se desarrolle de otra manera de como la estamos viviendo.

Con esa Situación en nuestra mente, centrémonos en recuperar el estado de serenidad interior y comencemos a respirar con placer y profundidad de tal Situación, como si de una persona o aspecto nuestro se tratara. Ella tiene su propia realidad vital, con fluidos que interactúan con los nuestros.

Todas las Situaciones que aparecen en nuestra vida son generadas para permitirnos avanzar en la Conciencia del Alma que somos, y ninguna está fuera del ámbito de nuestras necesidades internas, aunque la comprensión de ellas se escape a nuestro entendimiento.
 

Aquí tienes un Link para poderte hacer del documento PDF
que contiene todo el texto continuado de los diversos vídeos:

Meditar desde una Respiración Serena y Profunda

[subir]