Regresar al Portal de "Tu Ser"


** Respiración y Consciencia **
Nutrición del Cuerpo y de la Consciencia

Por vía Digestiva nutrimos el Cuerpo. Por vía Respiratoria (nasal) nutrimos la ConSciencia. A mayor intensidad de la segunda, menor necesidad de la primera, pues en gran modo son antagónicas. Resulta de esto que el desarrollo de la Consciencia es inversamente proporcional a la capacidad de digestión gástrica.

Los modos de Comer, pues, no sólo afectan al Cuerpo, sino a las posibilidades de eficacia que demos a nuestra vida encarnada, ya que no somos Cuerpos surgidos de la materia, sino estructurados desde la materialización de valores del Alma.



El "N" de los alimentos (unido al Carbono) nutre al Cuerpo.
El "N" aéreo (libre) nutre la Consciencia.

Pero añadamos a esta aportación lo que deben ser considerados asuntos importantes de los que Nutren nuestra Vida, la Vida de desarrollo de la ConSciencia al que venimos cuando nuestra Alma se encarna. Lo más esencial es el Aire que respiramos, la cualidad del mismo y la forma en que lo hacemos.

Con nuestra primera respiración al nacer, comienzan las posibilidades de desarrollo de la Conciencia. A partir de ahí iniciamos la interacción con todos los modos de ser, de sentir y de pensar que se han ido manifestando en la atmósfera psíquica de este Planeta. Estar alineados con la Vida requiere de Aire, de Luz solar y de Nutrición "digestiva", en este orden de valoración.

Del Aire no solamente debemos considerar importante al Oxígeno, aunque sea esencial para todas las funciones orgánicas. El otro elemento importante del Aire, muy abundante en la atmósfera terrestre y que da a ésta el color azul que la caracteriza, es el Nitrógeno. Éste va a posibilitar la actividad cerebral necesaria para el desarrollo de la Conciencia.

Si bien se dice del Nitrógeno que no lo asimilamos directamente de la atmósfera con nuestra respiración y que se precisa tomarlo a través de los alimentos proteínicos, una cosa es la nutrición Corporal y otra la actividad Mental, que también hace demanda de él, pero que para tal función es de perfecta utilidad el existente a nivel atmosférico, de donde cobra sentido el que lo precisemos menos como ingesta sólida cuando nos aplicamos a intensa actividad respiratoria.

El Nitrógeno, utilizado en los circuitos de refrigeración y acondicionamiento de aire, tiene la característica de "frío", por lo cual, las atmósferas caldeadas de interiores estarán muy carentes de él, y de aquí la importancia de una mínima renovación del aire para que nuestro cerebro pueda intervenir en todo aquello que precise la superación de estados emocionales o anímicos no oportunos.

Para que las estructuras cerebrales de toma de Conciencia puedan intervenir, es necesario que nuestra Respiración sea por vía nasal (al inhalar y al exhalar). Si respiramos por la boca, en lugar de nuestra capacidad consciente, se estimulan nuestros estados emocionales, algo no oportuno si necesitamos superar alguna condición anímica.

Ser conscientes de cómo respiramos en cada momento es posibilitar tomar el control de nuestras circunstancias y de nuestros estados y reacciones emocionales. De todo esto trata este vídeo de 2:24 minutos, expresado con Texto y Voz de sus autores:

¿Has experimentado alguna vez cómo respirando intensamente por la nariz podías superar alguna afección anímica que estuviera en ti o que pretendiera "cogerte"?

[subir]